15 Trucos para Viajar Barato | Disfrutar más allá del presupuesto

0
500
viajar barato

Viajar es una experiencia que nos abre las puertas a las maravillas escondidas en cada rincón del planeta. En este sentido, no es necesario atravesar fronteras y mares para deslumbrarse a lo largo del camino, pero muchas veces nos encontramos con un factor que obstaculiza nuestros deseos de conocer los paisajes y costumbres más allá de la ciudad natal: el dinero. Es por ello que en este nuevo artículo de Dame un Consejo te brindaremos todas las claves para que puedas viajar barato donde quieras. ¡Continúa leyendo!

Por supuesto, los métodos de ahorro a nuestra disposición son múltiples: desde los más asiduos al sentido común hasta los más insólitos e innovadores. Aquí no faltará ninguno. Primero en principal, es fundamental identificar aquellos trucos que marcarán la diferencia entre un viaje caro y un viaje low-cost. Si los tienes en cuenta antes de poner en marcha tu proyecto viajero, encontrarás una gran fuente de motivación para seguir adelante y cumplir con el objetivo.

En efecto, viajar barato significa resignar algunos lujos que comúnmente anhelamos. Pero, afortunadamente, la riqueza del viaje reside en otro lado: disfrutar de una nueva cultura y de paisajes embelesadores. Recuerda que la gran mayoría de los viajeros – nótese la diferencia respecto de los turistas – llevan consigo pocas pertenencias y el dinero justo. Saben identificar las posibilidades que les permitirán seguir adelante en su trote por el mundo. Se han vuelto expertos en el arte de distinguir cuándo es necesario gastar unos billetes y cuándo no. Y regresan, claro, con esas anécdotas que todos deseamos escuchar durante la cena con amigos.

¡Toma lápiz y papel y prepárate para descubrir todo lo que debes saber para viajar barato!

Trucos para viajar barato que no fallan

viajar barato

1. Reserva todo lo que puedas con antelación

Nuestro primer consejo para viajar barato es reservar todo lo que puedas con antelación: desde el billete y el alojamiento, hasta los tickets para visitar los lugares turísticos de interés. De este modo, podrás acceder a todos aquellos descuentos que surjan y aprovecharlos al máximo. Para ello deberás conocer a ciencia cierta cuándo viajarás, absteniéndote de realizar cambios en este punto particular. Muchas aerolíneas y empresas tales como Booking suelen enviar promociones anticipadas por mail. ¡Suscríbete en cada uno de sus newsletters para no perderte ninguna!

2. Una maleta prudente

Con una bolsa tamaño carry-on-the-plane, nunca tendrás dificultades con porteros o taxistas, y podrás compartir los casilleros de la estación de trenes con tu pareja de viaje u otro pasajero en las mismas condiciones, reduciendo este gasto a la mitad. Optimiza al máximo el espacio de tu maleta y ocúpate de llevar solo lo imprescindible. Con una cantidad moderada de ropa (excluye todas las prendas que siempre trasladas y acaban estancas en la maleta) podrás lavar fácilmente en el fregadero. Las visitas a la lavandería cuestan tiempo y dinero innecesarios y los servicios de lavandería del hotel pueden ser costosos.

3. Averigua las mejores fechas para viajar barato

Las mejores fechas para viajar barato dependerán del destino concreto, pues resulta necesario tener en cuenta las temporadas altas, bajas y medias de cada uno. Sin embargo, podemos señalar fechas que prometen aglomeraciones a nivel general: evita viajar en Julio y Agosto, así como en fechas señaladas como Navidad o coincidentes con algún festival o fiesta local, dado que los precios se incrementan potencialmente tanto en vuelos, como en hoteles y restaurantes. Una vez identificado el «cuándo no», podemos dirigirnos al polo opuesto. Un estudio de Skyscanner ha concluido que Mayo es el mes más económico para volar. Recuerda que viajar en temporada baja puede costar menos de la mitad y evitarás – además de gastar innecesariamente – colas y esperas asfixiantes.

4. Haz un mapa de precios y utiliza el transporte urbano

Otro consejo para viajar barato es recorrer más rápido el norte del país destino, que tiende a ser más caro, y pasar el rato en los países del sur y del este más baratos. Un mapa de precios que comprenda las diferencias económicas entre ciudades requiere de investigación previa, pero rendirá frutos interesantes si de ahorrar se trata. Una vez instalado, utiliza el transporte urbano más económico y fiable para moverte donde quieras libremente. Todas las ciudades ofrecen alternativas diferentes. En las capitales europeas, el Metro o tranvía suele ser la opción más rápida y barata para trasladarte de un lugar a otro. También puedes alquilar una bicicleta o tándem a bajo costo y recorrer los cascos históricos disfrutando del aire fresco y de una sesión de ejercicio express.

Si necesitas que alguien te guíe, puedes utilizar plataformas como los Free Tours que te ponen fácilmente en contacto con guías locales. Ellos te mostrarán la ciudad y sus curiosidades gratuitamente o por un precio muy bajo a voluntad.

5. Complementos de viaje de segunda mano

Recuerda que no es necesario que compres ropa nueva, una cámara excesivamente elegante o equipo caro para tu viaje. Usa tus favoritos probados y comprobados. Si necesitas complementos de viajes obligatoriamente, tales como equipos de nieve o mochilas de camping o trekking, utiliza plataformas como Mercadolibre para comprar instrumentos usados pocas veces por otros viajeros. En general, muchas personas ponen a la venta accesorios y complementos comprados para una ocasión particular y que no han vuelto a utilizar desde entonces.

6. Hazte amigo de los vuelos low-cost

Si bien los vuelos low-cost pueden encontrarse cada día y a cualquier hora, existen determinados trucos que pueden ser de gran utilidad para dar con el precio justo. Procura no comprar billetes los días festivos o fines de semana, ya que al realizarse una mayor cantidad de búsquedas, el valor puede aumentar considerablemente. Por su parte, se ha demostrado que el mejor día para comprar vuelos baratos es el martes y que la hora apropiada suele ser a las tres de la tarde. Puedes utilizar aplicaciones como Hopper para analizar las fluctuaciones de precios y asegurarte la oferta de oro. Es muy importante que para tener éxito en este aspecto seas flexible respecto de las fechas y estés atento a los newsletters de las aerolíneas seleccionadas.

7. Lleva artículos y comida desde casa

Lleva artículos de tocador de tu casa para ahorrar tiempo y dinero. Para ello, puedes invertir en unas pocas bolsas Ziploc o utilizar tu neceser diario para sacar rápidamente estos productos durante una inspección en el aeropuerto. Si quieres ocupar poco espacio en la maleta, hazte de recipientes pequeños para depositar allí la cantidad de producto deseada. Puedes optar por pastillas sólidas de shampoo y acondicionador considerando su larga duración (entre dos y tres meses) evitando así el traslado de productos líquidos y cremosos en exceso.

En cuanto a las comidas, bien sabemos que comer todos los días en un restaurante puede ser muy costoso. Por ello, para viajar barato te recomendamos llevar algunas viandas con alimentos que puedan conservarse fácilmente. ¡No olvides llevar los artículos complementarios para cortar y servir!

8. Utiliza el correo electrónico y evita los datos móviles

Como hemos podido corroborar a lo largo del artículo, las medidas para viajar barato deben comenzar antes de salir de casa. Es por eso que te propondremos ahorrar dinero en llamadas telefónicas al exterior mediante el uso del mail. Incluso los hoteles utilizan el correo electrónico para informar acerca de la disponibilidad y realizar reservas.

Si de datos móviles se trata, debes tener muy en cuenta el destino al que te dirijas. En Europa, por ejemplo, ya es posible utilizar tu paquete de datos sin cargos extra. Pero, si viajas a otro continente, el uso de datos móviles puede hacerte perder dinero. Para evitarlo, compra una tarjeta SIM con datos y recárgala cuando lo necesites. También puedes ahorrar utilizando el Wi-Fi en lugares públicos y cafeterías. Existen aplicaciones que muestran mapas de forma offline permitiéndote descargarlos de manera fácil y rápida.

9. Sal de tu hogar sano y descansado

El vuelo y el jet lag te hacen vulnerable a resfriarte, una molestia que le quitará brillo a tu primera semana de viaje. En otras palabras, salir agotado y contraer un resfriado es un error costoso. Concéntrate en tener todo listo con anticipación y no pierdas de vista los papeles y documentos fundamentales. Una lista puede ayudarte con la organización y permitirte dormir a pierna suelta la noche anterior al despegue. No olvides tomar agua y llevar contigo tus barras de cereal favoritas para mantenerte fuerte.

10. Opta por hostels o acampadas

Si de viajar barato se trata, considera alojarte en un hostel (sinónimo cercano de «albergue»). Éstos consisten en habitaciones individuales o compartidas y ambientes comunes que pueden ser utilizados por todos indistintamente, tales como la cocina o los baños. De este modo, podrás aprovechar las cocinas y utensilios a tu disposición para alternar comidas fuera con preparaciones caseras y económicas. Además, conocerás personas de diversas partes del mundo con quienes podrás divertirte pasando el rato.

Los campings son otra opción asequible y el contacto que aquí experimentarás con la naturaleza no tiene comparación alguna. Entre los mejores lugares para ir de acampada contamos Islandia, California, los bosques de Canadá, Francia, el norte de España, la cordillera de Perú, el desierto de Sahara, el sur de Argentina, Alaska, entre muchos otros. No te pierdas el artículo de nuestros amigos de El Viajero Feliz: Los mejores lugares para acampar en familia

11. Duerme barato o gratis

No podemos continuar nuestro artículo de trucos para viajar barato sin antes mencionar algunas alternativas asombrosas para dormir a bajo costo e incluso… ¡gratis! La primera plataforma recomendable es Coachsurfing, en la cual puedes reservar un sofá, cama, o habitación entera para alojarte de manera gratuita. ¡Funciona en todo el mundo! Una vez que introduzcas tu destino en las búsquedas, podrás leer las descripciones personales de cada anfitrión, la cantidad de viajeros que han alojado y la puntuación que éstos han hecho de sus experiencias. En muchos casos, los mismos anfitriones ofrecen tours por la ciudad.

Otra buena opción es la plataforma Airbnb, que permite reservar una habitación, casa o departamento en cualquier parte del mundo a un precio accesible. Si viajas en grupo, puedes aprovechar este formato de alojamiento para compartir gastos y acceder a un departamento. Muchos de estos lugares suelen tener Wi-Fi, televisión, piscina, y otras comodidades que harán de tu viaje una experiencia fantástica.

12. Conoce los trucos para ahorrar con tu tarjeta de crédito

Pregúntale a tu compañía de tarjetas de crédito acerca de las tarifas para las transacciones en el extranjero. Las tarifas ocultas de la tarjeta pueden hacer que esa primera declaración posterior al viaje sea una sorpresa muy desagradable. Si realizas muchas compras, puede ser elegible obtener un reembolso del Impuesto al Valor Agregado local (alrededor del 20 por ciento) en el aeropuerto cuando te vayas. Para compras importantes, puede valer la pena el papeleo. Los comerciantes locales explican el proceso.

13. Cena con los estudiantes o cerca de los mercados

Las universidades generalmente tienen una cafetería subsidiada por el gobierno y abierta al público que sirve las comidas calientes más baratas de la ciudad. «Mensa» es la palabra universal para las cafeterías subsidiadas por el gobierno. Estos sitios ofrecen a los turistas la posibilidad de probar la auténtica comida local a un precio accesible. En cuanto a los mercados, tanto los compradores locales como los trabajadores del lugar saben que tienen un buen valor y ofrecen platos deliciosos a buen costo. ¡No te los pierdas!

14. Aprende palabras y números clave en el idioma local

Obtendrás más respeto, la gente te querrá más, y es menos probable que te timen. Conoce la palabra local para el agua de grifo. Mientras que el vino, la cerveza y el café son partes maravillosas de la experiencia viajera, las bebidas cuestan a los viajeros alrededor de $15 por día. El agua del grifo, sin embargo, es gratis y potable en casi todas partes. Puedes usar una botella de agua recargable para jugo y agua.

15. ¡Evita el aeropuerto!

El último consejo para viajar barato es alejarte de los aeropuertos, puesto que suelen ser los lugares más caros. En primer lugar, cambiar moneda extranjera suele ser más costoso en estos sitios que en las casas de cambio del país al que viajas. No obstante, puede que los precios entre unas casas de cambio y otras varíen, y es por ello que deberás hacer una investigación previa para encontrar la mejor opción. Por otro lado, cabe destacar que todos los artículos que compras en el aeropuerto (comida, bebida, ropa, souvenirs, etc.) costarán más de lo habitual. ¡Sal de casa preparado con todo lo que necesites!

Aquí concluye nuestro artículo de trucos infalibles para viajar barato. Cuéntanos si estos tips han sido de utilidad y cuáles te gustaría poner en práctica. ¿Conoces otros métodos de ahorro que hayamos omitido? Tu comentario puede ser de gran ayuda para otros viajeros, así que pásate por la sección de comentarios y escríbenos, ¡nos encantará saber de ti!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here