Cómo aprobar un examen | El triunfo está en tus manos

0
138
como aprobar un exámen

Nuestra sección de Consejos para estudiantes no podía dejar de lado la aterradora instancia evaluativa: los exámenes. Los exámenes son la representación de la llegada de largas horas de estudio y el aumento de la exigencia por parte de los profesores. La ansiedad y el estrés generalmente son los acompañantes del enfrentamiento a estas pruebas, por lo que en Dame un Consejo queremos enseñarte algunos pasos y consejos sobre cómo aprobar un examen. ¿Te interesa? ¡Continúa acompañándonos!

Generalmente, aprobar un examen juega como un arma de doble filo: en primer lugar, puede ser la mejor opción para aprobar las asignaturas y estar tranquilos el resto de periodo académico, pero, en segundo lugar, pueden convertirse en una opción riesgosa de disminuir el nivel académico en el que nos encontramos y tener que esforzarnos el doble en el tiempo restante.

Aunque esforzarnos no es en ningún sentido algo malo, las sensaciones que genera el perder un examen si son bastante perjudiciales para el resto de nuestras actividades, sea cual sea la razón por la que lo desaprobemos. Todos nuestros esfuerzos deben, entonces, estar enfocados en rendir exitosamente todos los exámenes y ser los mejores en cualquier proceso en el que nos involucremos.

Comencemos, entonces, por conocer algunos consejos que resultan útiles al momento de querer saber cómo aprobar un examen.

¿Cómo aprobar un examen? Los mejores y más prácticos consejos para ti y tus amigos

1. No dejes que el tiempo te coja desprevenido

Casi siempre, los profesores y tutores te avisarán sobre los exámenes unas semanas o días antes para que tengas el tiempo suficiente para estudiar — claro está, que esto dependerá de la longitud del tema de estudio y la dificultad —. Es muy importante que aproveches el tiempo dado y no desperdicies ni un segundo. Entre más rápido comiences a estudiar, mejor lo podrás hacer y sentirás menos estrés.

El buen manejo del tiempo te permitirá establecer horas determinadas que dedicarás únicamente para aprender lo necesario y aprobar un examen. También podrás tener tiempo de descanso y de ocio, beneficiando tu rendimiento mental.

2. Hablando de tiempo… ¡Organízate bien!

Todos sabemos que los exámenes no llegan solos. En la mayoría de ocasiones vienen acompañados de más tareas y trabajos que pueden complicar un poco nuestro proceso de estudio. Por tal razón, deberás planificar tu tiempo antes de comenzar a estudiar y crear un cronograma de trabajo que te facilite completar todos tus proyectos.

No importa si estás en el bachillerato o eres estudiante universitario, la organización será la clave de oro para que los exámenes no te agarren desprevenido. Todos los días sabrás lo que tienes que hacer y no perderás tiempo encontrando las actividades específicas que debes realizar.

Ten en cuenta que esta planificación no solo sirve para este objetivo, sino que se volverá indispensable para cualquier situación de tu vida diaria.

3. Ponte a prueba todo el tiempo

Para estudiar temáticas largas, especialmente, se vuelve muy necesario que encuentres la mejor manera de revisar que todo te ha quedado claro y que tienes en mente los datos más importantes. Para lograr esto, podrás autoevaluarte; es decir, hacer resúmenes e intentar recordarlos al final de cada sesión de estudios, o dejar listo —antes de estudiar — un pequeño cuestionario que también resolverás al final.

Cualquiera de estos dos caminos facilitará la recordación de las temáticas y además, desarrollarán en ti una postura crítica y contextualizada de aquello que tratas de aprender.

Para más trucos y consejos en este área, no olvides visitar nuestras técnicas de estudio para llevar tus notas al siguiente nivel.

4. Controla la ansiedad y los nervios

Ir a un examen repleto de nervios es lo peor que podrás hacer. Los nervios y la ansiedad nublan la mente y confunden aquello que creíamos tener muy claro. En muchas ocasiones, será una buena estrategia escribir todo lo que nos preocupa sobre el examen —si no quieres escribirlo, podrás hablarlo con alguien —. El ejercicio permitirá que se libere tensión y, por tanto, que puedas responder con tranquilidad y tener más posibilidades de aprobar un examen.

También podrás realizar otras actividades relajantes antes del examen, como yoga y ejercicios de respiración y de estiramiento.

5. Hidrátate y come bien para aprobar un examen

Otra de las cosas que pone en jaque a tu mente cuando la sometes a un gran esfuerzo, como el que se realiza para un examen, es sentir hambre o no darle a tu cuerpo la correcta hidratación. Las consecuencias de esto será cansancio excesivo, pérdida de concentración y desmejoramiento de la salud.

Te recomendamos tomar agua suficiente y comer con normalidad todo lo que requiere tu cuerpo para poder rendir. Es también de mucha ayuda consumir un poco de dulce antes del examen: te dará energía y mantendrá alerta a tu mente.

6. Descansa y duerme

No superes los límites de esfuerzo mental y físico. Más que traerte beneficios, te desgastará más de lo necesario y tu rendimiento no será el mejor. Permítete a ti mismo un descanso adecuado, lejos de ruidos y distracciones. Duerme las horas requeridas y haz pausas activas durante el tiempo de estudio.

El descanso siempre será un buen compañero y te hará sentir con la energía necesaria para dar lo mejor de ti. No lo dudes.

7. Siéntete seguro y confiado

Es fundamental para aprobar un examen el sentirte tranquilo/a y seguro/a contigo mismo/a. Como esto no siempre resulta de la cantidad de horas que hayas pasado estudiando o de lo tranquilo que te sientas con el tema, podrás enfocar esa sensación en la aplicación de posturas corporales y actividades que aumenten tu confianza y seguridad.

La música, la lectura, el sentarte erguido te harán comprender que eres capaz de todo y que nada podrá vencerte. ¡Vamos a intentarlo!

Además de todo esto: ¿seguir repasando justo antes del examen?

Ante todo, lo que necesitas para aprobar un examen es comprender las temáticas tanto desde el punto de vista teórico, como desde el punto de vista práctico. Todo dependerá de cómo te sientas más cómodo: para algunas personas, la cantidad y repetición excesiva de información se aleja del aprendizaje y se convierte en un camino tortuoso y confuso. Para otras personas, es una herramienta para encontrar datos que tal vez se habían pasado por alto.

Lo recomendable es que encuentres un punto de equilibrio entre el estudio constante y comprometido y la necesidad de despejar tu mente para encontrar la concentración. No te satures de información ni fuerces a tu mente a que se la aprenda de memoria. Si aplicaste los consejos anteriores, ten por seguro que no tendrás que repasar cinco minutos antes de presentar la prueba. Todo estará en ti.

De esta manera llegamos al final de nuestros consejos sobre cómo aprobar un examen, ¿Cuál de estos has aplicado? ¿cuál es que el que más te ha funcionado? Recuerda, siempre recuerda, que cada consejo dependerá también de los demás hábitos de estudio que hagan parte de tu vida y de tus rutinas diarias. Además, recuerda que los podrás aplicar a otras actividades.

Cuéntanos, en la sección de comentarios, si conocer algún otro consejo para aprobar un examen y continúa con nosotros en nuestros próximos artículos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here